jueves, 19 de enero de 2017

Aprendiendo Crochet

Últimamente no me metía en ningún reto nuevo y eso no podía ser, hay que mantenerse activos y he aquí que me entregué de lleno a aprender a hacer crochet o como toda la vida se ha llamado "ganchillo".

La verdad es que nunca me llamó mucho la atención pero claro, yo creo esto era porque tan sólo me fijaba en los típicos pañitos o cuadritos para hacer mantas, sin embargo, una vez vistas todas las posibilidades que tiene este tipo de labor como los amigurimis, bolsos, bufandas, cuellos, carteras, etc, etc, etc.... no podía hacer otra cosa más que probarlo.

He empezado ya a mirar tutoriales en internet y de verdad que es bastante sencillo, por lo menos lo básico y menudo pique porque se avanza muy rápido, enseguida se ven resultados.

Aquí mis inicios, prometo poner resultados en cuanto tenga tiempo de terminar algo de lo empezado, je, je, je.

miércoles, 7 de diciembre de 2016

Gorro de lana y cómo hacer un pompón


Hace unas semanas os enseñaba la bufanda realizada a punto bobo para los días de frío que, ahora que estoy preparada, parecen no llegar nunca, ja, ja, ja, ja, me recuerda a cuando te regalan un paraguas y no había forma de que saliese un día lluvioso para estrenarlo.

Bueno, pues el caso es que os comenté hace ya varios días que con la lana que me sobró de la bufanda iba a aventurarme a hacer un gorro, y aquí está la muestra, lo que no entiendo es porqué aunque giré la imagen sigue saliendo torcida, misterios de la ciencia o es que yo estoy hoy muy ida, je, je, je.


Para hacerlo me basé en un tutorial de "Tu ropa molona" que me pareció muy sencillo porque no había que menguar ni nada, tan sólo hacer el elástico de siete vueltas y las 35 restantes un punto del derechas y otro del revés de forma que en las sucesivas vueltas donde había uno del derechas hacer uno del revés y donde había uno del revés uno del derechas. De todas formas lo encontraréis mejor explicado en su web.

Lo único diferente es que lo rematé con un pompón porque al haber hecho el punto bastante suelto no me cerraba del todo como me gustaría, y así, con un pompón se disimula.

Para hacer el pompón sólo tuve que recortar dos círculos iguales en cartón de cinco centímetros y medio (ahora que veo el resultado tal vez debería haber hecho los círculos más grandes para conseguir un megapompón), en su interior realicé otro círculo de dos cm. Como podéis observar en la imagen viene de fábula tener un cortador de círculos, sino utilizar la consabida tijera, lo malo es que con ella y al cortar cartón de esta forma siempre te queda marca en los dedos, menos mal que sólo hay que hacer poquitos cortes.
Una vez tienes los cartones cortados, los juntas y les practicas un corte transversal que será por donde pases la lana al enrollarlo, cuanto más enrolles más volumen tendrá el pompón. Yo siempre dejo un cabo largo al inicio y al final para que al terminar de enrollar toda la lana en los cartones poder atar el pompón fácilmente.

una vez se termina de enrollar hay que volver a la tijera para ir cortando una línea entre los dos cartones utilizados como bobina y antes de retirar los cartones ya cortados uso los cabos de los que os hablaba antes y los paso todo alrededor para atar el pompón y así poder retirar los cartones que mantenían la lana unida.
Al principio no será bonito porque hay que hacer sesión de peluquería con el pompón hasta dejar todas las puntas igualadas así que no sufráis si parece que os ha quedado despeluchado, sólo hay que darle un poco de forma con la mano y coger la tijera e igualarlo por todas sus partes.


Pido disculpas de antemano  por las fotos, pero es que mi móvil se está quedando cada vez más obsoleto.

Espero que os sirva este post para atreveros si no lo habéis hecho nunca a tejer un gorro y hacer un montón de pompones, que aunque la explicación ha quedado larga es mucho más sencillo de lo que aquí parece.

viernes, 2 de diciembre de 2016

Preparando la Navidad. Tarjetas 2

Ya me he decidido por la base de las tarjetas de este año, al final he usado de base la cartulina roja que he cortado en unas medidas de 18 cm. de largo por 10 de ancho para que al doblarlas queden de 9 x 10 cm., casi cuadradas, he utilizado la troqueladora de bordes que veis en la imagen por todo el largo de la tarjeta y he reservado las virutas en forma de estrella que deja esta troqueladora al hacer este dibujo para utilizarlo más adelante.


Siempre me gusta sorprender a los que van a recibir mis tarjetas y por eso las hago a  mano, hoy en día se recibe poca correspondencia en papel y es por eso que me gusta que la poca que se recibe sea especial, claro que, podéis pensar que si ven estas entradas ya no se llevarán sorpresa alguna, pero es que lo que no quiero es que después de tanto trabajo se queden sin su tarjeta, como pasó hace dos años que no llegaron a destino, así que este año iré enseñando poquito a poquito cómo va la manufactura y a los que tengo relativamente cerca se las acercaré a los buzones, así me aseguro de que la reciben.

Ahora he dejado las tarjetas ya perforadas y dobladas en proceso de desdoblamiento y alisado porque al estar la cartulina enrollada ya veis cómo quedan, así que están bajo el peso de un montón de libros y yo tendré que esperar un par de días para poder mostraros cómo va el diseño. Nos vemos, buen fin de semana a todos!.

jueves, 1 de diciembre de 2016

Preparando la Navidad. Tarjetas

Ya ha empezado el mes de diciembre y lo primero es lo primero, tener a punto las felicitaciones de Navidad, así que he recopilado un montón de materiales que aquí os enseñó para ver qué se me ocurre este año, puede que los utilice todos, puede que no, todo dependerá de lo que me inspiren.

martes, 8 de noviembre de 2016

Bufanda multicolor de punto

Ya llega el invierno y para ello me estoy preparando, hace unos días miré la cesta de restos de lanas que tengo por casa y me encontré con un par de madejas compradas en Tiger hace más de dos años, Garn-Yarn, unas madejas multicolor de distintos grosores según el color pero en la misma madeja, y como sólo tenía dos madejas pensé en hacerme una bufanda con unas agujas del siete para que saliese el punto gordito, el punto utilizado es el normal, el llamado bobo porque como ya era la lana muy llamativa no quería recargarlo más con un punto complicado.
El problema vino cuando me dí cuenta de que con sólo gastada una madeja no llegaba a la mitad de la bufanda así que tuve que mirar y buscar alguna otra en el mercado, al final y de casualidad encontré la Rubi Nogal Colors S054 en una visita al Corte Inglés y viendo que los colores eran parecidos no dudé en llevármela para casa, es por eso que sale en la foto como que la bufanda empieza y acaba igual pero lo del medio es diferente.
Ahora con ella ya terminada me sobra una de las madejas compradas de Rubi Nogal así que me voy a arriesgar a hacer un gorro a juego, aunque para eso tendré que recurrir a las indicaciones de mi abuela que es toda una experta en punto, porque yo nunca hice uno.
Os mantendré al tanto del progreso.